Ampliación del canal de Panamá: oportunidades para la economía española

Julio 2014 - Revista Estudios y Cultura, Fundación 1 de Mayo

Introducción

El transporte mundial de contenedores se organiza en torno a dos grandes rutas transoceánicas, Asia-Norte de Europa, pasando por el canal de Suez, y Asia-Norte América, pasando por el canal de Panamá. Estas grandes distancias son recorridas por buques de alta capacidad que descargan sus mercancías en puertos principales para que otros buques, de menor tamaño, la distribuyan a otros puertos más cercanos.

La ampliación del Canal de Panamá despierta interés para los países costeros de todo el mundo, ya que la construcción del tercer juego de esclusas que unirán los océanos Atlántico y Pacífico a partir del año 2015, supondrá un fuerte crecimiento en el flujo de mercancías por una de las rutas transoceánicas más importantes del planeta, por donde actualmente transitan 17.000 buques al año. Conviene recordar que el transporte marítimo es el modo de transporte más utilizado para el comercio internacional. La aportación del transportemarítimo a la economía mundial también viene determinada por las actividades productivas asociadas a la logística marítima.

Con la ampliación del canal de Panamá se definirá un nuevo escenario en el comercio marítimo mundial al reorganizarse las líneas transoceánicas de mercancías. El tráfico de buques procedente del sudeste asiático por Suez y el Mediterráneo para llegar a la costa este de EEUU no resultará siempre la mejor opción, puesto que podrá realizarse el tránsito de grandes mercantes a través de Panamá. El canal ampliado podrán cruzarlo buques Postpanamax de hasta 12.000 contenedores TEUs, actualmente los buques que lo cruzan no pueden transportar más de 4.500 contenedores TEUs, mientras que por el Canal de Suez transitan actualmente buques de mayor capacidad de carga, de 18.000 TEUs.

Hay que tener en cuenta que en el transporte mundial de mercancías por contenedores se está produciendo una concentración de las grandes navieras (ejemplo la alianza P3 participada por Maersk, Msc y CMA CGM, concentra el 37% del tráfico mundial), y que estas navieras, con el objetivo de reducción de costes, apuestan por buques de altas capacidades de carga.

Los puertos que mejor se preparen tanto para poder recibir a estos barcos, como para mejorar la distribución de mercancías atendiendo a la logística, serán los puertos con más opciones de recoger los flujos de comercio derivados de la ampliación del canal de Panamá.

La previsión del impacto que va a tener la ampliación del canal en el comercio mundial dispara las expectativas de negocio por parte de muchos Estados y en concreto de sus principales puertos. Se va a producir una modificación en la geografía del transporte marítimo, incrementando la competencia entre los diferentes puertos.

La competencia conllevará una mejora en las infraestructuras de muelles, patios para contenedores, instalación de grúas y, sobre todo, la adecuación de las instalaciones de los puertos a la nueva dimensión de los barcos. Algunos puertos de Estados Unidos, como Norfolk (Virginia), ya cuentan con una profundidad de 15 metros, necesaria para atender a los buques Postpanamax.

De esta forma los puertos que mejor se preparen tanto para poder recibir a estos barcos, como para mejorar la distribución de mercancías atendiendo a la logística, buscando la intermodalidad con otros medios de transporte (carretera y tren  principalmente) serán los puertos con más opciones de recoger los flujos de comercio derivados de la ampliación del canal de Panamá. Además, aquellos puertos que sean capaces de generar valor añadido a las mercancías recibidas, a través de industrias auxiliares ubicadas en las inmediaciones de sus instalaciones, aportarán aún mayor riqueza a su economía nacional.

España, dentro del enclave europeo, se sitúa como uno de los países con opciones a beneficiarse del incremento del comercio marítimo debido a la ampliación del canal de Panamá. En este estudio vamos a analizar las ventajas competitivas que ofrece tanto por la localización geográfica como por las infraestructuras de sus Puertos, así como los aspectos que tendría que mejorar si quiere competir con otros puertos europeos o africanos.

En primer lugar hay que valorar que tipo de tráficos son susceptibles de ser afectados. El Sistema Portuario de Titularidad Estatal español oferta servicios básicamente a dos tipos de tráficos, los de importación y exportación de mercancías por un lado, y los de tránsito o transbordo, esencialmente tráfico de contenedores, por otro. Es este último, el tráfico portuario de tránsito o transbordo, el que se puede ver más afectado por la ampliación del Canal de Panamá. Se podría producir un importante trasvase de carga de los puertos del Mediterráneo a favor de los del Atlántico. Algeciras permanecería en una situación invariable por su situación geográfica central en las dos rutas, tanto la del Canal de Suez como la de Panamá.

 

Los puertos de la Unión Europea

Los sectores relacionados con la explotación de los mares representan alrededor del 5% del PIB de la UE. Asimismo, la UE ocupa el primer lugar mundial en las siguientes industrias: transporte marítimo de mercancías y pasajeros, turismo costero, producción de energía en el mar, técnicas de construcción naval y en la construcción de buques de crucero. Resulta primordial preservar la competitividad de estos sectores por su importancia socioeconómica. El Consejo Económico y Social Europeo (CESE) ha advertido sobre la necesidad urgente dar respuesta a los desafíos críticos a los que se enfrenta el transporte marítimo europeo, de lo contrario puede perder su posición de liderazgo mundial.

El Consejo Económico y Social Europeo ha advertido sobre la necesidad urgente de dar respuesta a los desafíos críticos a los que se enfrenta el transporte marítimo europeo, de lo contrario puede perder

Existen más de 1.200 puertos en la UE que contienen la mayor flota mercante del mundo, debido a la gran superficie marítima que abarcan 23 de los 28 estados miembros. El 40% de la población europea vive en regiones marítimas. El sector del Mar en su totalidad emplea a 5 millones de personas, según la Comisión Europea, mientras que el transporte marítimo en concreto da empleo a 2,5 millones de trabajadores, lo que revela la importancia de este tipo de transporte como actividad impulsora del crecimiento.

En cuanto a las relaciones comerciales, el 90% del comercio exterior y el 40% del interno en la UE se realizan por vías marítimas. Las empresas europeas gestionan la mitad del comercio marítimo mundial y los puertos europeos acogen cada año a 400 millones de pasajeros. La Comisión señala 319 puertos marítimos europeos como fundamentales para el mercado interior porque gestionan el 96% de las mercancías y el 93% de los pasajeros. De estos 319, integran la red principal 83 de ellos.

La Comisión Europea prevé que el tráfico de mercancías que transitan por los puertos de la UE aumente en un 50% de aquí a 2030, debido a la mayor capacidad de carga de los barcos, y que puedan crearse entre 110.000 y 165.000 nuevos puestos de trabajo. En los puertos europeos actualmente trabajan en esta actividad alrededor de un millón y medio de asalariados, a los que se suman otro millón y medio de empleos indirectos, según datos de la Comisión Europea. Los países que más empleo aportan al sector marítimo son, por orden: Francia, Reino Unido, Italia, Alemania y España.

En la actualidad los sectores productivos vinculados a la actividad marítima sufren las consecuencias de la crisis económica, afectando negativamente al volumen de negocio. Este hecho se observa en la baja demanda de construcción en los Astilleros que afecta a la industria auxiliar, al igual que el descenso en la actividad portuaria.

Para mejorar la eficiencia de los puertos europeos, garantizar su competitividad y proporcionar una libre prestación de servicios, la Comisión Europea aprobó varias normas que intentan fomentar la utilización de tecnologías limpias para afrontar los desafíos medioambientales, evitar la fijación de precios abusivos por operadores con derechos exclusivos, así como una mayor autonomía a las autoridades portuarias en lo que se refiere a la fijación de tasas por el uso de las infraestructuras.

Las terminales marítimas son los primeros proveedores de servicio para el comercio, de ahí que las inversiones en los puertos sean claves para la competitividad de cualquier país. Cuanto mayor sea la capacidad de los puertos mayor será la actividad económica generada y se crearán más puestos de trabajo. La inversión en mejora de los puertos traerá nuevas oportunidades siempre y cuando se transformen en nudos logísticos generadores de alto valor añadido, y no simplemente lugares de paso de mercancías.

La mejora de la competitividad exige unos servicios portuarios de calidad y a un coste atractivo para las empresas de transporte, ya que los costes portuarios son una parte esencial de los costes totales de la cadena logística. La manipulación de la carga, las tasas portuarias y los servicios náuticos que se desarrollan en los puertos llegan a alcanzar entre el 40 y el 60% de los costes totales de transporte.

En el actual contexto globalizado la potenciación de los puertos europeos requiere la  creación de un “Mar único europeo” y el desarrollo de las “autopistas del mar”. La armonización europea en esta materia generaría una perspectiva común, desarrollaría una industria europea con mayor potencialidad económica y elevaría los estándares sociales y medioambientales ante el resto de regiones del mundo.

El transporte marítimo en concreto da empleo a 2,5 millones de trabajadores, lo que revela la importancia de este tipo de transporte como actividad impulsora del crecimiento.

La Comisión Europea se ha comprometido a crear un espacio europeo de transporte marítimo sin barreras administrativas o aduaneras, así como una estrategia global para el período 2008-2018 con el fin de mejorar la eficacia y la competitividad de los transportes marítimos. Uno de los objetivos de la UE es desarrollar el transporte marítimo de corta distancia entre puertos de la Unión, Short Sea Shipping, como alternativa real al transporte terrestre en zonas congestionadas, por su aportación económica y por su relación con otros modos de transporte (intermodalidad).

Es fundamental vincular al sector portuario, en primer lugar, con el sector ferroviario y también con otros medios de transporte. En este sentido en el proyecto «Conectar Europa» se contemplan importantes inversiones con el objetivo de comunicar los puertos a través del ferrocarril, las vías navegables interiores y las carreteras. Asimismo los puertos, a través del flete electrónico, pueden intercambiar información sobre los flujos de tráfico, permitiendo una mejor organización de la logística intermodal.

Reequilibrar el reparto de los distintos medios de transporte, es decir, que las mercancías que llegan a los puertos tengan acceso directo a continuar su recorrido por carreteras o por ferrocarril, e incluso por transporte fluvial, mejora la competitividad estructural de un país, diversifica los trayectos y hace posible que la mercancía llegue a más partes del mundo, extendiendo el comercio.

Por tanto, los puertos con mayores infraestructuras y capacidad de conexión con otros nudos logísticos mejorarán sus sinergias, y tendrán más oportunidades para recoger el crecimiento del comercio proveniente de la ampliación del canal de Panamá.

En los puertos europeos hay enormes diferencias de rendimiento. Un 20% de todas las mercancías que llegan a Europa se concentran en tres puertos; Amberes, Rotterdam y Hamburgo, pero esta concentración genera enormes ineficiencias: rutas de transporte por carretera más largas, con importantes desvíos del tráfico, lo que provoca más congestión y contaminación.

Se precisa un cambio en el modelo productivo en el sector marítimo que esté basado en la innovación tecnológica, en la intermodalidad de los transportes, en el desarrollo de una red logística portuaria, y que sea capaz de crear empleo de calidad, con una formación profesional permanente. En la actualidad existe una creciente escasez de personal en muchos sectores relacionados con el mar (biotecnología marítima aplicada a la salud, navegación, extracción de gas y petróleo, turismo, embarcaciones recreativas, energía eólica, telecomunicaciones submarinas).

Por otro lado, también se necesita una mejor ordenación del territorio, una administración integrada de las zonas costeras, simplificando el marco reglamentario e integrando la legislación social. Se han producido pérdidas de puestos de trabajo directos de hasta un 40%, en comparación con el volumen de empleo de los años 80, mientras que la subcontratación supone del orden del 50 al 70% del trabajo.

 

Los puertos en España

España es un enclave estratégico en las rutas marítimas más importantes y es el país de la Unión Europea con mayor longitud de costa (8.000 kms). Está en el punto de conexión entre Asia y América, a través del puerto de Algeciras como puerta de entrada al Mediterráneo y paso hacia el canal de Suez. Además los puertos españoles de la fachada Atlántica, teniendo en cuenta las ampliaciones ya puestas en marcha de los puertos de El Ferrol (Puerto Exterior) y de A Coruña (Punta Langosteira), pueden absorber gran parte de la demanda creciente que provenga de la ampliación del canal de Panamá que se dirija a Europa, compitiendo con otros grandes puertos europeos que en la actualidad tienen elevados niveles de congestión, según reconoce la propia Comisión Europea. Aunque no somos los únicos, los puertos portugueses también están invirtiendo en la modernización y ampliación de sus plataformas logísticas.

Los sectores productivos vinculados a la actividad marítima sufren las consecuencias de la crisis económica, afectando negativamente al volumen de negocio. Este hecho se observa en la baja demanda de construcción en los Astilleros que afecta a la industria auxiliar.

Los puertos en España, elementos fundamentales en la cadena de producción, actúan de reclamo para el comercio, la industria, y el transporte y por lo tanto se convierten en generadores de empleo. El transporte marítimo genera empleo directo a más de 35.000 personas y 110.000 de forma indirecta. Suponen el principal punto de entrada y salida de las mercancías que importa y exporta España. Un 85% de las importaciones y un 60% de las exportaciones son transportadas por mar, según datos del Ministerio de Fomento. España ocupa el tercer lugar en cuanto a comercio marítimo en Europa, según la Asociación de Navieros Españoles (ANAVE), por detrás de Italia y Gran Bretaña, sin embargo en la proporción del PIB del sector ocupa el quinto lugar, lo que indica que nuestro sistema portuario no aprovecha todo el potencial de generación de riqueza que podría tener.

El sistema portuario español de titularidad estatal está integrado por 44 puertos de interés general¹, gestionados por 28 Autoridades Portuarias, cuya coordinación y control de eficiencia corresponde al Organismo Público Puertos de Estado, órgano dependiente del Ministerio de Fomento. En cuanto a importancia geográfica, los puertos del arco mediterráneo constituyen el 44% del comercio marítimo español, seguido por la zona sur 24%, zona norte 23% e Islas Canarias 9%. Los cinco mayores puertos (Algeciras, Valencia, Barcelona, Bilbao y Tarragona) mueven el 86% de la carga total, lo que indica una gran concentración. El puerto de Valencia es el primero de España en movimiento de mercancías y contenedores, seguido del de Algeciras, Barcelona, Las Palmas y Bilbao. En comparación con los puertos europeos, Valencia ocupa el puesto 5º y Algeciras el 6º. En el arco Mediterráneo, Valencia es el primero y Algeciras el 6º. Las Palmas, dada su conexión con África, es uno de los principales puertos de la zona y Bilbao es el puerto de referencia del Norte de la Península.

El 60% de los contenedores movidos por los cinco principales puertos españoles lo fueron en tránsito, lo que significa que la oferta logísticoportuaria española continúa siendo importante en las principales rutas marítimas. El principal desafío estratégico es la conexión ferroviaria de los puertos para potenciarlos como nudo intermodal. Este desarrollo de la intermodalidad se puede convertir en uno de los hechos diferenciales que permitan ganar tráfico marítimo a nuestros puertos.

La industria portuaria se caracteriza por la gran diversidad de actividades, como provisión de infraestructura, atraque, manipulación de mercancías, administrativas, auxiliares y atención al pasajero, dando empleo a más de 30.000 personas. Por otro lado, la industria de construcción y reparación naval mercante emplea a unas 10.000 personas y la industria auxiliar de la construcción naval está compuesta por 1.200 empresas que generan un empleo directo de unos 45.000 puestos de trabajo.

La actividad que se genera en el sistema portuario en España supone alrededor del 20% del valor añadido generado por el sector de transporte marítimo (1,1% del PIB Español) según datos del Ministerio de Fomento. La oferta portuaria está ligada a la explotación de las infraestructuras y a los servicios portuarios prestados por empresas privadas. Un porcentaje elevado del coste total del transporte marítimo se produce durante la estancia del buque en puerto, debido a la cadena de manipulación de la carga. Si se pretenden reducir tarifas para ser más competitivos se necesitan infraestructuras y procedimientos más eficientes de manipulación.

En el actual contexto globalizado la potenciación de los puertos europeos requiere la creación de un “Mar único europeo” y el desarrollo de las “autopistas del mar”.

Para atraer más tráfico comercial derivado de la ampliación del canal de Panamá en competencia con otros puertos europeos y africanos, los puestos de nuestro país necesitan replantearse un cambio² en el modelo de producción, en infraestructuras, en optimización de las cadenas logísticas y sobre todo la mejora de la operación portuaria. En cuanto a las inversiones es el Estado el que acomete las infraestructuras generales, mientras las destinadas a fines comerciales, servicios al buque y a la carga las financia la iniciativa privada, sobre la base de concesiones o autorizaciones de uso del dominio público. Por cada euro invertido se generan tres euros y cada empleo directo repercute en 2,5 puestos de la economía nacional. Para mejorar la competitividad y eficiencia económica del sector la regulación de los servicios portuarios necesita un marco jurídico estable que garantice las inversiones y le proporcione consistencia y coherencia interna. Hay que evitar las continuas modificaciones legislativas de los últimos años 1992, 1997, 2003, 2010, y por último el Real Decreto Legislativo 2/2011, de 5 de septiembre, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley de Puertos del Estado y de la Marina Mercante.

Con el objetivo de atraer más tráfico marítimo la Ley de Puertos de 2010 pretendía crear un nuevo sistema de tasas más transparente que reflejase mejor las diferencias de costes de los distintos puertos y mejorar la competitividad de los servicios dentro de los puertos, consiguiendo así reducir el coste de los bienes que importa España e impulsar las exportaciones. La Ley permitía que cada autoridad portuaria cuantificara sus tasas conforme a los costes individualizados, con el objetivo de contener los gastos de explotación y racionalizar de las inversiones las cuales se tendrán que ajustar a la demanda, pudiendo reducir el coste de paso de las mercancías propiciando una competencia interportuaria ordenada. En la Ley de 2011 se flexibiliza el modelo tarifario, intensificando la liberalización de los servicios portuarios y de la actividad económica y comercial en los puertos.

Los puertos en España, elementos fundamentales en la cadena de producción, actúan de reclamo para el comercio, la industria, y el transporte y por lo tanto se convierten en generadores de empleo. El transporte marítimo genera empleo directo a más de 35.000 personas y 110.000 de forma indirecta.

Conclusiones

La ampliación del Canal de Panamá supondrá un fuerte crecimiento en el flujo de mercancías ya existente en esta zona, por donde actualmente transitan 17.000 buques al año, y una reorganización de las líneas transoceánicas de mercancías.

Actualmente un portacontenedor Panamax puede transporter 4.500 contenedores TEU (20 pies de largo) pero un Postpanamax que atraviese el nuevo canal podrá llevar más de 12.000 TEU.

La previsión del impacto que va a tener la ampliación del canal en el comercio mundial dispara las expectativas de negocio por parte de muchos Estados y en concreto sus principales puertos, ante la posibilidad de beneficiarse de este tránsito y de la distribución de mercancías al resto de países. Por lo tanto, se va a abrir una competencia aún mayor entre los diferentes puertos generando incluso un cambio en la geografía del transporte marítimo.

España es un enclave estratégico en las rutas marítimas más importantes, está en el punto de conexión entre Asia y América, la puerta de entrada al Mediterráneo y lugar de paso obligatorio en la ruta hacia el canal de Suez.

Las ventajas competitivas que ofrece nuestro país por la localización geográfica y por las infraestructuras de sus puertos nos sitúa como uno de los países europeos con más opciones a beneficiarse del incremento del comercio marítimo debido a la ampliación del canal de Panamá. Los puertos españoles de la fachada Atlántica pueden absorber esa demanda creciente compitiendo con otros grandes puertos europeos que en la actualidad, según la Comisión Europea, tienen elevados niveles de congestión. Pero a pesar de que en la última década se han acometido fuertes inversiones en infraestructura portuaria de carácter general en los puertos pertenecientes al Sistema

Portuario de Titularidad Estatal, entre las que destacan las ampliaciones ya puestas en marcha de los puertos del atlántico como son El Ferrol (Puerto Exterior) y el puerto de A Coruña (Punta Langosteira), hay aspectos que tendría que mejorar si quiere competir con otros puertos europeos o africanos.

Si tenemos en cuenta que el 60% de los contenedores movidos por los cinco principales puertos españoles lo fueron en tránsito, mejorar la oferta logístico-portuaria española, centrándose en la conexión ferroviaria de los puertos para potenciarlos como nudo intermodal, es su principal desafío estratégico. Este desarrollo de la intermodalidad se puede convertir en uno de los hechos diferenciales que permitan ganar tráfico marítimo en nuestros puertos.

Asimismo hay que tener en cuenta que un alto porcentaje del coste total del  transporte marítimo se produce durante la estancia del buque en puerto, debido a la cadena de manipulación de la carga. Si se pretenden reducir tarifas para ser más competitivos se necesita una modernización de infraestructuras y procedimientos más efectivos de manipulación.

Por último hay que destacar la importancia que los puertos pueden tener para desarrollar industrias auxiliares en sus inmediaciones, capaces de incorporar valor añadido a las mercancías recibidas a través del puerto y de crear empleo.

 


NOTAS

1 El Artículo 149 de la Constitución Española vertebra, a través de las Autoridades Portuarias (Estado), los Puertos de Interés General es decir aquellos cuyo tráfico afecten a más de una Comunidad Autónoma. El resto de puertos comerciales, pesqueros, deportivos, dependen de las Comunidades Autónomas.

2 Los cambios en el modelo productivo han sido una reivindicación continua de los agentes sociales, sobre todo como fórmula para salir de la crisis de 2007. En el documento Visión 2020 aprobado por la Asamblea de la Plataforma Marítima se exploran estos cambios en el sector.

Bruno Estrada
Acerca de Bruno Estrada 27 Articles
Economista. Adjunto al Secretario General de CCOO. Miembro de Economistas Frente a la Crisis y del Consejo Internacional de Economía de PODEMOS.

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar