Apoyo la moción de censura contra Rajoy: la corrupción mata

Barrio de Madrid
Calle del Calvario. Foto: Carmen Barrios

Matilde, Blanca Ester, Antonia, Carmen, Virginia, Cristina, Laura…son algunos de los nombres de las 28 mujeres y 6 menores asesinados por violencia machista durante 2017. Madrid tiene el deshonor de ser la Comunidad Autónoma donde por ahora se han registrado más asesinatos, diez mujeres y dos menores. Sus vidas quebradas son las consecuencias extremas de un modelo de gobierno que ama los negocios privados por encima de la inversión en el bienestar social, que es insensible ante el problema más terrible y cruel que tiene España: los asesinatos de mujeres y de los hijos de estas.  Cuando se gobierna para la minoría que adora al diablo amarillo y se obvian las necesidades de la inmensa mayoría se paga este cruel tributo. Cuando se desprecia la acción política expansiva y transversal en la lucha contra la desigualdad se paga este cruel tributo.

Estas son mis razones, mis 34 principales razones, para apoyar la moción de censura contra el PP de Rajoy, de Catalá, de Maza, de Montoro, de Cifuentes, de González, de Aguirre, de Aznar, de las Tramas, de los Bárcenas, del amigo Fabra, del amigo Naseiro, de Baltar, de Brugal, de los ‘amigos del alma’ de la Gürtel, de la Funeraria, de la Lezo, de los ‘compi yogui’ de Nóos, de Púnica. Es también el PP de una ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad que se pone de perfil frente al aumento de casos de asesinatos de mujeres y de niños y niñas por violencia machista; de una ministra de Trabajo que confía en la Virgen del Rocío para que se arregle el desastre del empleo y que desprecia emprender cualquier acción positiva para dignificar el empleo o efectuar políticas activas enfocadas a la corresponsabilidad en todas las tareas; es también el PP de los desastrosos ministros de Educación Wert y Méndez de Vigo, que están asolando la educación pública, la de todos y todas, que recortan en becas públicas a la vez que financian colegios privados que segregan niños y niñas, y que mantienen en pie de guerra a toda la comunidad educativa. Es ese mismo PP que tiene abierta una comisión de investigación en el Congreso sobre las actuaciones, más que sospechosas, del ministerio del Interior, cuyo ministro Fernández Díaz condecoraba Vírgenes a la vez que en su ministerio se montaba toda una trama mafiosa para extorsionar a la oposición, y que continúa hoy con otro ministro, Juan Ignacio Zoido, que tiene la misma afición por condecorar vírgenes y cofradías, en lugar de atender y preocuparse, de los asesinatos de mujeres, que nos están matando.

Ese PP de Rajoy al que yo CENSURO, con mayúscula, es el mismo PP de la Ley Mordaza, que lleva acumulados más de 131 millones de euros en sanciones y multas a ciudadanos en los últimos 18 meses,  como si nos hubiéramos trasladado a los tristes tiempos de la dictadura de Franco. Una Ley que se ha realizado con el único fin de impedir las protestas y las manifestaciones públicas.

Es ese PP, el mismo PP de la contrarreforma laboral, que ha devaluado la vida de la gente y los salarios, precarizado contratos y enviado al paro a millones de trabajadores y trabajadoras, una ley que asegura la precariedad laboral para los jóvenes y las mujeres sobre todo, que ha devuelto las relaciones laborales, los salarios y los contratos a épocas predemocráticas. Es este PP que quiere meter en la cárcel a sindicalistas, aplicándoles el artículo 315.3 del ‘reformado’ Código Penal, que criminaliza la libertad sindical y el derecho a la huelga. Hay encausados más de trescientos por delitos derivados de la defensa de sus derechos y sus salarios dignos (¿estamos en 2017 o hemos vuelto a 1972, cuando el Proceso 1001?). Es el mismo PP que permite que grandes compañías como la Cocacola se salten la ley, pero en cambio la aplica sin pestañear a miles de mujeres con niños y a familias enteras a las que se desahucia de sus casas y no se les ofrece alternativa de techo alguna. Es también este PP de Rajoy el que aplica amnistías fiscales (a las que se acogieron los corruptos para lavar sus dineros) por las que el Estado pierde por el desagüe de la evasión fiscal más de 5.000 millones de euros. Es este PP el que permite que se realice una operación bancaria por un euro del banco de Santander sobre el banco Popular (valorado en 2.000 millones de euros). Mediante dicha operación el banco de Santander se va a llevar 5.200 millones en impuestos que se ahorrará, y lo publicitan en los medios como una operación en la que no ha habido rescate del Estado. ¿Tendrán cara?

El PP es ese partido que permite que grandes compañías como la Cocacola se salten la ley, pero la aplica sin pestañear a miles de mujeres con niños y a familias enteras a los que se desahucia de sus casas y no se les ofrece alternativa de techo alguna.

En fin, el PP de Rajoy al que CENSURO es ese PP que en una mano tiene la tijera y en la otra el cazo para recoger los frutos de sus operaciones corruptas, que entre otras cosas le ha permitido acudir dopado a las elecciones.

Como he escrito más arriba, tengo 34 razones poderosas para apoyar la moción de censura que el día 13 de junio presentará Unidos Podemos en el Congreso de los Diputados.

Y las tengo porque detrás de cada euro desviado, evadido, malgastado, entregado a la Trama de la corrupción, detrás de cada uno de esos euros hay vidas de mujeres y de niños tendidas en el asfalto de las violencias machistas. Detrás de cada uno de esos euros perdidos hay vidas devaluadas por la crisis, hombres y mujeres que han perdido el empleo o la casa, o ambas cosas, hay personas atendidas de forma deficiente en la sanidad pública, degradación de la escuela pública a favor de la privada…en definitiva, hay un desmoronamiento de todo lo que hemos construido los españoles y las españolas con nuestras manos. Este PP nos roba los derechos que hemos peleado tanto en las calles de la transición y en las avenidas de la democracia.

En suma, detrás de cada uno de esos euros perdidos hay personas que sufren y hay desigualdades que no dejan de aumentar y cuestan vidas.

Recortes, saqueo y violencias machistas

Los asesinatos de mujeres por violencia machista son la manifestación más extrema de la desigualdad, un desequilibrio que comienza a mostrarse desde el propio uso del lenguaje cuando se utilizan de manera recurrente los masculinos como la fórmula habitual de nombrar. Este recurso aprendido invisibiliza a la mitad de la población, y las mujeres pasan así, desde la más tierna infancia, a una existencia recortada, como si su voluntad se disolviera en ese genérico acuñado por el patriarcado en el que ellos se reconocen y nosotras pasamos desapercibidas. Igualmente se revela cuando se usan las palabras para denigrar, empequeñecer, tratar como inferior a una mujer por el mero hecho de serlo, como recientemente ha hecho el portavoz del PP en la Comunidad de Madrid ¿señor? Garrido, para intentar ridiculizar a Lorena Ruiz-Huerta, portavoz de Podemos en la Asamblea madrileña. Un despropósito que nos denigra a todas las personas de bien, que amamos la democracia y el diálogo honesto para resolver los problemas y creemos en la igualdad y el respeto como un medio para alcanzarla con plenitud.

Tengo 34 razones poderosas para apoyar la moción de censura que el día 13 de junio presentará Unidos Podemos en el Congreso de los Diputados, porque detrás de cada euro desviado, evadido, malgastado, entregado a la Trama de la corrupción, detrás de cada uno de esos euros hay vidas de mujeres y de niños por las violencias machistas.

Desde el lenguaje que invisibiliza y ridiculiza hasta llegar a la agresión física y la muerte hay un camino de desigualdades muy bien construido por el patriarcado, que necesitan de un trabajo social concienzudo y permanente desde todas las esferas de lo público, para posibilitar ese cambio cultural profundo que reclama el feminismo para conseguir una sociedad de iguales.

El Partido Popular de Rajoy no considera que la lucha por la igualdad entre los hombres y las mujeres sea una cuestión prioritaria. Lo manifiestan desde que abren la boca (el ejemplo del ¿señor? Garrido es palmario). Lo prioritario para ellos ha sido hacer negocios con la política, creando un entramado mafioso de redes de empresas que se beneficiaban de las privatizaciones de los servicios públicos y de los recortes.

Las políticas públicas de igualdad han sufrido enormemente debido a los recortes y al saqueo. Cada euro saqueado o recortado hubiera sido un precioso argumento contra las desigualdades que sufrimos las mujeres y las niñas. Por eso apoyo esta Moción de Censura al PP en la cabeza de su Presidente Rajoy.

Las políticas de igualdad deben desplegarse desde las administraciones públicas en todos los ámbitos. Necesitamos programas públicos de empleo para revertir la brecha salarial entre los hombres y las mujeres, que se encuentra en el 30% a favor de los salarios de ellos. Son esenciales, igualmente, actuaciones en la educación pública (que se aplique la Ley de Igualdad), tanto destinadas a las propias asignaturas que se imparten (en las que es necesario revertir la invisibilidad de las mujeres en la ciencia, la historia, la literatura, la filosofía, las artes…) como a talleres específicos a los que los niños y las niñas acudan para aprender a prevenir las violencias machistas, para que entiendan que la vida se comparte y que no es vida, ni amor, cuando una persona impone a otra lo que tiene que hacer, pensar, sentir, comportarse, o vestirse.

Son necesarios programas de salud sexual y reproductiva desde la sanidad pública, para ellos y para ellas; campañas públicas continuadas contra las violencias machistas, contra el sexismo y contra la homofobia; casas de acogidas para mujeres maltratadas, soluciones vitales, seguridad jurídicas y atención social y médica para ellas y para sus hijos e hijas. Son igualmente necesarios programas de formación continuada a los miembros de los cuerpos de seguridad del Estado en prevención de las violencias machistas y cómo acompañar y ayudar  a las mujeres víctimas de esta lacra. Todo ello se ha devaluado enormemente con los recortes y los saqueos de las arcas públicas que ha efectuado el PP.

Las políticas públicas de igualdad son esenciales en todas las esferas. El cambio tiene que ser cultural y educativo, o no será.

Se “educa” desde la esfera pública, desde la plaza, desde el foro, desde todos esos lugares que compartimos los hombres y las mujeres. Lugares en los que nos miramos a los ojos y nos reconocemos como personas iguales, tal como está haciendo, por ejemplo, el Ayuntamiento de Madrid, que a pesar de todos los palos en las ruedas que pone Montoro utiliza la imaginación colectiva y emprende medidas para el bien común como los semáforos inclusivos; la invitación en los transportes públicos para que los hombres ocupen solo el espacio que les corresponde; la instalación de puntos violeta en cada una de las fiestas populares de los barrios, para evitar violencias y acompañar y amparar a las mujeres en caso necesario; o las recomendaciones a las bibliotecas públicas de adquisiciones de cuentos, libros, material audiovisual y musical no sexista, no homófobo. Estas actuaciones parecen pequeñas actuaciones, pero son esenciales para ese cambio cultural.

Apoyo la moción de censura a Rajoy porque no quiero ser cómplice de los corruptos y de toda esa Trama que está destruyendo nuestra tierra y minando las mismas raíces de la democracia. La apoyo porque la corrupción, el saqueo y los recortes cuestan vidas.

Apoyo la moción de censura a Rajoy contra el viento y la marea de todas esas opiniones contrarias, que nos quieren hacer creer que el Parlamento es un lugar cuasi sagrado, en el que solo los sacerdotes del diablo amarillo herederos del antiguo régimen tienen derecho a plantear las cuestiones que afectan a las vidas de las personas, a nuestras vidas. Opiniones, por cierto, difundidas por los medios afines, negocios de la comunicación bien engrasados por este PP de Rajoy, que no duda en “apuntalar” con todo tipo de recursos (que salen de nuestros impuestos).

Apoyo la moción de censura a Rajoy aunque esté destinada a fracasar en este presente acordado, en el que a algunos todavía les cuesta moverse. La apoyo por la dignidad de las personas, que nos la merecemos, la apoyo porque creo que es necesario defender la democracia, el Estado de derecho, la salud de los servicios públicos. La apoyo porque es una necesidad perentoria de país, porque es insoportable el hedor de la ciénaga en la que el PP chapotea. La apoyo porque no quiero ser cómplice de los corruptos y de toda esa Trama que está destruyendo nuestra tierra y minando las mismas raíces de la democracia.

Apoyo la moción de censura contra Rajoy porque la corrupción, el saqueo y los recortes cuestan vidas.

 

 

 

Carmen Barrios
Acerca de Carmen Barrios 16 Articles
Fotoperiodista.

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar