El MIR educativo a debate

pantallas
Pantallas. Foto: Carmen Barrios

El pacto educativo que lanzó el Ministro Méndez de Vigo ha naufrgado tras la salida del PSOE y UP del mismo. El PP, consciente de su minoría parlamentaria, lanzó numerosas propuestas de “grandes acuerdos de Estado” para empantanar en comisiones y subcomisiones a la oposición e ir ganando tiempo. Esta estrategia le ha valido para prorrogar un año y medio la tan denostada LOMCE.

El PP prueba la medicina que le obligó a tomar al PSOE en 2010, con Gabilondo como Ministro de Educación, al verse como futuros ganadores de las elecciones decidieron no pactar nada. En este caso, pese a la minoría con la que contaban y tener a un PSOE bastante proclive a sacar el acuerdo adelante, han fracasado porque han sido incapaces de ceder en alguno de sus objetivos en materia educativa. Si hubiera salido el pacto, con el apoyo adicional de Ciudadanos, no sólo se hubiera “blanqueado” la LOMCE, sino que se habría empeorado notablemente. En el fondo ese era el objetivo del gobierno, primero ganar tiempo, y si llegaba a algún puerto, legitimar la ley.

Ciudadanos comenzó oponiéndose a la LOMCE durante la campaña electoral para lanzar un guiño a la Comunidad Educativa, que se había manifestado contra la ley y la prepotencia del entonces Ministro Wert. Pero, tras consultar lo que han presentado como propuestas en la subcomisión, podemos afirmar que en realidad no se oponían a la LOMCE porque no estuvieran a favor de los objetivos que perseguían sino porque les parecía insuficiente, a la que se mezcla el oportunismo al que nos tiene acostumbrados el partido naranja.

Si hubiera salido el pacto, con el apoyo adicional de Ciudadanos, no sólo se hubiera “blanqueado” la LOMCE, sino que se habría empeorado notablemente. En el fondo ese era el objetivo del gobierno, primero ganar tiempo, y si llegaba a algún puerto, legitimar la ley.

Uno de los debates que más impacto ha tenido es el del acceso docente y las prácticas, que ha caído en el contexto de unas oposiciones a secundaria masivas este año. El PP había recogido el guante de la propuesta de Rubalcaba, como candidato del PSOE en 2011, de un MIR educativo, pero transformándola de forma sustancial, pero Ciudadanos presentó un MIR educativo (llamado DIR) más radical incluso. Como Ciudadanos suele ser muy cercano, y deudor de los think tanks, de la patronal en sus propuestas, vamos a diseccionar las medida que presentaron en su documento “Pacto Nacional Educación”, y así sabremos las pistas de por donde respira la patronal en esta materia.

C´S considera que hay que “redefinir los criterios de acceso a los estudios de Magisterio y Magisterio Infantil, así como de otros tipos de estudios como pedagogía psicopedagogía y aquellos relacionados con la orientación educativa.”, apostando por poner números clausus a estas carreras, así como poner una prueba específica adicional en la EBAU.

Una vez se acabe el grado apuestan por el DIR (docentes interinos residentes) que sigue el siguiente camino. Primero un máster teórico-práctico, donde el futuro docente (previo pago del máster de 3 años) reciba unas clases teóricas-prácticas de no más de un año, a caballo entre la Universidad y los Institutos o Colegios, donde recibe una iniciación a la práctica docente. Una vez superada esta fase, el futuro docente pasará a un centro adecuado para formar al profesorado donde estará entre un año y dos, remunerado, deducimos, a menor remuneración que un docente funcionario, con lo que tendremos “mano de obra barata” en las aulas. Los futuros docentes serán tutorizados por una nueva figura que será el “tutor docente”, que será retribuido de manera distinta, que estará especializado en estas tareas.

El MECD será quien expida la homologación del nuevo máster, así como diseñará el mapa de competencias y conocimientos que deberán impartir los tutores y deberán aprender los futuros docentes para recibir la acreditación que el MECD se reserva el derecho a expedir. El currículo y este mapa será creado por un grupo de “expertos”, docentes de reconocido prestigio y especialistas en selección y evaluación educativa, donde, probablemente conociendo a Ciudadanos, vendrán algunos de ellos de la Educación privada, y, por supuesto, las actividades de este Comité estarán fuera del control democrático, del debate parlamentario, o del debate con la Comunidad Educativa.

El DIR propuesto por C´S propone otro sistema de acceso diferenciado del actual. Propone un examen teórico-práctico a nivel nacional, lo cuál supone una invasión de competencias de las CCAA e iniciar un proceso de re-centralización de las competencias en educación. Los alumnos/as escogerán centro en función a su nota. El número de opositores “aptos” será igual al número de plazas que se sacarán ese año, que me suscita la duda de si va a suponer la eliminación de las bolsas de interinos. Continúa, “La oferta de plazas en la selección docente estará condicionada por las necesidades del sistema educativo, tanto públicas como privadas, para garantizar un ajuste entre oferta y demanda. La oferta de plazas en la formación del profesorado en algunos años ha llegado a triplicar las necesidades del sistema. Es un perjuicio para la eficiencia del gasto público y para muchos estudiantes que han creído que había una demanda de docentes que no era tal. De esta manera, además, se racionalizará el número de títulos al ajustarse a la demanda de empleo público y privado docente.” El proceso tutelado durará entre 6 a 7 años, con una retribución acorde y, al acabar, si tiene una evaluación positiva, entonces ya será docente de la especialidad.

Escuelas de negocio en lugar de pedagogía

Como podemos comprobar el lenguaje utilizado es más cercano a las escuelas de negocio que a la pedagogía, “racionalización del número de títulos”, “eficiencia del gasto público”, “ajustarse a la demanda”, lo que no deja de recordarnos a la liturgia neoliberal y a sus recetas. Lo curioso es la culpabilización de las personas que creyeron que había “demanda de docentes que no era tal”, lo que nos lleva a pensar que el Estado deberá de establecer con precisión milimétrica el número de docentes necesario cada año y tratar de impedir que haya ni uno sólo más. Es una muestra de dirigismo estatal que choca al tratarse de Ciudadanos y su apuesta por el libre mercado autorregulado. Lo que sin embargo no es incoherente con su ideario político es la apuesta porque la privada entre dentro de este DIR docente, porque el texto deja claro que los docentes de la privada también pasarán por el DIR, pero que serán pagados durante su formación por el Estado, lo cuál será un negocio muy rentable para la concertada y la privada.

El Gobierno pretende que para ser docente una persona tenga que pasar por un Máster, estar hasta 2 años de prácticas, más una oposición, donde tras ser declarado apto, tendrá que pasar otros 6-7 años de prueba para, por fin, que el Estado le declare docente de su especialidad. Parece más bien un intento de abaratar costes en la Educación, y poner una carrera de obstáculos más grande a los futuros docentes que sirva como sistema de exclusión.

Con respecto a la carrera docente, resumiendo mucho porque daría para otro artículo, ésta se dividirá en varias ramas, desde el docente que acabaría en “tutor docente”, pasando por la Dirección y gestión de centros como carrera separada que eliminará la democracia en los Centros, pasando por la Jefatura de Estudios, etc., cada uno con un tipo de remuneración diferente y con una formación obligatoria e intinerarios específicos. Los docentes serán evaluados continuamente por criterios de rendimiento y competenciales a través de encuestas a padres y madres, al equipo directivo y al alumnado, con lo que sugiere muchas dudas debido a los grandes factores de subjetividad que ello conlleva. La “carrera” docente a base de incentivos económicos busca “motivar” a los docentes, pero encubre un ánimo de ahorrar salarios para el Estado, y la creación de nuevas figuras laborales que nosotros rechazamos.

Tras ver como para ser docente una persona tiene que pasar por un Máster, estar hasta 2 años de prácticas, más una oposición, donde tras ser declarado apto, tendrá que pasar otros 6-7 años de prueba para, por fin, que el Estado les declare docentes de su especialidad, parece más bien un intento de abaratar costes en la Educación, y poner una carrera de obstáculos más grande a los futuros docentes que sirva como sistema de exclusión, que una búsqueda real de lograr la excelencia en materia educativa. Tener hasta 9 años a futuros docentes haciendo prácticas es más bien abrir la puerta a la precariedad que a la estabilización de la plantilla, y esconde detrás de esta propuesta “sensata” es la eliminación de la figura de funcionario en la Educación Pública. El DIR lo plantean con una patina de modernidad, pero en realidad es asaltar la Educación Pública con las reglas que están precarizando el mercado laboral y están anulando tantos derechos logrados mediante la lucha.

 

 

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar