“Toda la vida bajo tierra”

Restos de timoteo mendieta
Exumación de los restos de Timoteo Mendieta. Foto: Carmen Barrios

Ascensión Mendieta ha vencido al olvido. En la mañana del 30 de enero de 2016 esta mujer nonagenaria, que lleva los cuarenta años de democracia reclamando dignidad para su padre, consiguió por fin rescatar los restos de Timoteo Mendieta del fondo de una fosa común situada en la franja que limita con la valla izquierda del cementerio de Guadalajara. Ascensión Mendieta que tiene nombre, apellido y coraje de heroína de novela de García Márquez, ha conseguido gracias a esa lucha lenta pero constante que los restos de su padre vean la luz 77 años después, y que su memoria recupere la dignidad que le arrebataron durante décadas los asesinos de Franco. Para conseguirlo ha tenido que recurrir a la justician argentina, porque la española le cerró la puerta.

Mientras se realizaban los trabajos de la exhumación y se sacaban los restos que pueden pertenecer a su padre, Ascensión Mendieta comentó con pena a la jueza Servini: “Pobrecito, se ha pasado toda la vida bajo tierra”. Esta frase resume mejor que mil discursos el silencio, la crueldad de los asesinatos sistemáticos y la brutalidad de las desapariciones forzadas que llevaron a cabo las tropas de los golpistas de Franco, y que aún hoy mantienen en el anonimato miles de voces, 77 años después de finalizada la guerra y 41 años después de muerto el dictador.

El “delito” de Timoteo Mendieta fue luchar por los derechos de los trabajadores, era el secretario general de la UGT de Sacedón en 1936. En 1939 lo asesinaron por sentencia de muerte de las autoridades franquistas y lo ocultaron para borrar su nombre y su existencia de la faz de la tierra, en una fosa común del cementerio de Guadalajara.

Ascensión Mendieta escucha a la Jueza servini
Ascensión Mendieta. Foto: Carmen barrios

DIGNIDAD, REPARACIÓN Y JUSTICIA

El 19 de enero pasado comenzaron los trabajos de búsqueda y exhumación de restos de 21 personas en una de las múltiples fosas comunes que hay en él. Se calcula que en este camposanto pueden encontrarse los restos de unos mil represaliados por el franquismo. El 30 de enero se exhumaron en esta fosa los restos de los cuerpos 19 y 20, y se cree que con toda probabilidad uno de ellos es el de Timoteo Mendieta, la confirmación se tendrá cuando se terminen de realizar las pruebas de ADN que cerrarán este caso de forma definitiva. Este acto ha sido público y a él han acudido más de doscientas personas que han querido acompañar a Ascensión y al resto de familiares.

La justicia española y las instituciones del Estado no están colaborando ni facilitando la búsqueda de los 114.226 represaliados republicanos, que se calcula (según datos oficiales) que todavía están bajo tierra desperdigados por toda la geografía española.

La jueza argentina María Romilda Servini de Cubría, que instruye la denominada “querella argentina”, única causa abierta en el mundo que investiga los crímenes del franquismo, estaba a pie de exhumación como requiere un acto judicial de esta envergadura, en el que se juzgan delitos de asesinato, desaparición forzosa y contra los derechos humanos. Remarco este acto solemne y oficial, porque desde que en España se iniciara la lucha por la recuperación de la memoria histórica esta es la segunda vez que un juez asiste a la apertura y exhumación de una fosa. La primera en una causa instruida por la justicia argentina.

La justicia española y las instituciones del Estado no están colaborando ni facilitando la búsqueda de los 114.226 represaliados republicanos que se calcula (según datos oficiales) que todavía están bajo tierra desperdigados por toda la geografía española. Son los esfuerzos de las asociaciones de recuperación de la memoria y de los familiares, que como Ascensión se empeñan en recuperarlos, los que están forzando y sufragando las búsquedas y los rescates de los restos que se han hallado hasta ahora, como se encargó de recordar Emilio Silva, presidente de la ARMH, que se encontraba presente y que también recalcó la importancia de sucesos como este para construir una democracia de verdad, que no excluya a las víctimas.

Jueza Servini
María Servini, cierra el acto de recuperación de los restos de Timoteo Mendieta. Foto: Carmen Barrios

La exhumación del 30 de enero es por ello un gran paso. Servini refirió su importancia en la recuperación de la dignidad, la reparación y la justicia de todos los asesinados y desaparecidos españoles del franquismo.

El cementerio de Guadalajara es una finca grande llena de tumbas y de cipreses erguidos para alcanzar el cielo. Es un lugar doblemente triste. En su recinto hay un gran monumento a los caídos por dios y por España, que destaca nada más entrar y que es un símbolo del oprobio. Un testigo de mármol de la crueldad de un Estado que ha rendido homenajes públicos permanentes a los muertos del bando que inició una guerra al rebelarse contra las instituciones democráticas de la República española, y que todavía hoy, 40 años después de recuperada esa democracia -a la que tanto ha costado volver- se sigue mostrando cicatero e insensible con las miles de familias que continúan buscando la reparación y la dignidad para sus desaparecidos. En este lugar quedan todavía muchos muertos sin lápida, señal o reconocimiento ninguno, sepultados por un manto espeso de anonimato y tierra húmeda desde el final de la guerra. Entre 1939 y 1944 se ejecutó aquí a cerca de mil personas, la mayoría jornaleros. La lucha de Ascensión Mendieta abre la puerta para que las familias de esos casi mil asesinados y sepultados en distintas fosas de este cementerio puedan iniciar el camino legal para recuperar sus restos. Ellos todavía esperan reparación.

 

Carmen Barrios
Acerca de Carmen Barrios 15 Articles
Fotoperiodista.

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar